Lamenta Nobel fuga de cerebros

La salida del IPICyT de los hermanos Terrones hace ver mal a México, señaló el Nobel de Química

Diana Saavedra

Ciudad de México (24 noviembre 2010).- Las autoridades del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) deberían poner más atención ante la fuga de talento como lo es el caso de los hermanos Mauricio y Humberto Terrones, quienes fueron despedidos en enero de 2010 del Instituto Potosino de Ciencia y Tecnología (IPICyT).

"No encuentro en el caso de ellos algo que sea motivo para despedirlos. Tampoco me quiero 'meter' mucho. Lo que se es que se trata de dos grandes e importantes investigadores cuyo talento ahora será aprovechado por instituciones extranjeras", dijo el Nobel Harold Kroto.

"Con la partida del país de los Terrones creo que la ciencia perdió a algunos de sus grupos de investigación más importantes. Conacyt debería poner más atención pues este problema en el contexto internacional no se ve nada bien".

Actualmente, Mauricio y Humberto Terrones se encuentran trabajando en Estados Unidos y España, desde donde continúan realizando estudios de nanotecnología de primer nivel.

Al terminar su conferencia "Ciencia, sociedad y sostenibilidad", el creador de la nanotecnología se reunió con ex alumnos de los doctores Terrones, quienes aún estudian en el IPICyT y los jóvenes le manifestaron su preocupación porque les sean reconocidos sus estudios.

"Necesitamos, incluso, de un abogado para que a uno de nosotros se nos permitiera hacer el examen profesional", dijeron los jóvenes estudiantes, quienes viajaron desde San Luis Potosí para ver al Nobel.

"Este tipo de cosas hacen ver mal a México. Las autoridades deberían procurar que todos estos jóvenes talentos se queden en el País, pero lo más seguro es que ellos emigren y hagan ciencia de primer nivel en otros lugares. Es una verdadera pena", comentó Kroto tras la reunión.