Respuesta a investigadores del IPICYT


Publicada en la Jornada el 24 de Marzo de 2010

Desde que escribí mi artículo "Nanociencias y nanofuncionarios" sospeché que habría reacciones. El despido de los investigadores Humberto y Mauricio Terrones Maldonado, ha envenenado el ambiente en el IPICYT en un nivel casi insoportable, al grado de que quien se atreva a tocar este caso, inevitablemente sale raspado.

Lo primero que quiero aclarar, es que en mi artículo publicado el 16 de marzo, no hay una crítica a una institución como el IPICYT, mucho menos a sus investigadores. Se trata de algo muy diferente. El IPICYT es una gran institución, pero a muchos nos duele que se trunque ahí el desarrollo de un área promisoria de la investigación en México. Los conflictos en las instituciones científicas no se pueden resolver despidiendo investigadores.

El comunicado firmado por 40 académicos no contradice los argumentos principales de mi texto, se dedica a señalar las cosas que me faltó decir, todas ellas en contra de los hermanos Terrones. Pues bien, en La Jornada, además de mi artículo, se han publicado los argumentos del director del IPICYT que pueden verse en la página de Internet de nuestro diario.

La respuesta a mi artículo, no es en contra mía, es sólo un pretexto para justificar la política de las autoridades del IPICYT, para cesar a dos científicos. Yo reafirmo las conclusiones de mi artículo: Las autoridades del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología dañan el desarrollo de un área del conocimiento, desprestigian a nuestro país y exhiben ante el mundo su incapacidad para resolver racionalmente un conflicto.

Finalmente quiero agradecer a los firmantes del desplegado hacerme ver el error en el que incurrí en mi texto al definir un nanometro. Ciertamente es la mil millonésima parte de un metro, cosa que corregí de inmediato y está publicado (El Correo Ilustrado, 17 de marzo de 2010). Quiere decir que a quienes aludo en el título de mi artículo, son aún más pequeños de lo que imaginaba.

Javier Flores

Fuente : http://www.jornada.unam.mx/2010/03/24/index.php?section=correo